domingo, 12 de abril de 2009

Italia es más bella en la voz de Andrea Bocelli


El próximo 28 de abril el ahora ya mítico tenor italiano Andrea Bocelli (Lajatico, Toscana, 1958) ofrecerá su primer concierto en la ciudad de Lima, en un marco de ensueño gracias al acompañamiento musical que tendrá de parte de la Orquesta Sinfónica Nacional y del Coro Nacional del Perú, y todo esto en el Jockey Club, un escenario ya consagrado a mega presentaciones de estrellas internacionales de amplia fama a nivel mundial.

Bocelli llegará a Lima después de haber cantado con igual successo (éxito) en países como Venezuela y Brasil, todo ello previamente establecido dentro de su tour mundial que busca promocionar su más reciente producción titulada Incanto (2008), cuya realización nuevamnte ha sido posible con la colaboración de la prestigiosa casa discográfica Decca.

Esta nueva joya de la música lírica nos sorprende en esta ocasión con una exquisita selección de canciones populares italianas -a excepción de la célebre Granada, del mexicano Agustín Lara, y de Because, tema popularizado por el tenor tambén italiano Mario Lanza.

Incanto es una colección de las más famosas y amadas canciones italianas que han llegado a hacerse famosas en las voces de diversos cantantes igualmente italianos, dese Enrico Caruso, pasando por Beniamino Gigli, Mario del Monaco, Giuseppe di Stefano, Mario Lanza, Franco Corelli, Luciano Pavarotti hasta hoy en la actualidad nuevamente revividas en la cálida voz de Bocelli, y que han formado parte de la infancia y juventud del tenor toscano.
De otra parte, el cd conmemora los 50 años de vida de quien hiciera famoso en todo el mundo el tema Time to say goodbye, a dúo con la cantante inglesa Sarah Brightman.

Asimismo, Incanto nuevamente es una sublime y heroica celebración de l'amore e la passione, dirigidos a distintos sujetos y expresados en distintos lugares. Es así que escuchamos Un amore cosí grande, O' surdato 'nnamurato, Era de maggio, Non ti scordar di me, donde el agente receptor del mensaje se pretende una mujer a la que se ama con devoción. También hay la canción Mamma, son tanto felice, que cantada a una mujer pero en una tónica menos impegnativa (comprometedora) como las anteriores porque se la canta a la madre.

Después tenemos Santa Lucia, Funiculi Funicula, que cantan sea la serenidad del puerto de Santa Lucia en Napoli, como también -dentro de la misma ciudad capital de la region Campania- la exubernacia del Monte Vesuvio, que es el amor por una ciudad, Napoli (Nápoles), y por extensión -se pretende así- el amor por un país, Italia, il bel paese.

Y si el cd ya es de por sí bastante ilustrativo en una retahíla de sensaciones que se producen en el oyente de oído educado al trasladarnos al sur de la Italia de los últimos 50 años del siglo pasado, el dvd acrecienta todavía más esta riqueza sensitiva al hacer pasar fotografías instantáneas del glamour que viviera Napoli después de la segunda posguerra mundial, y cuando las más grandes mega stars de Hollywood descubrieran Italia y con su presencia la colmaran de glamour y divismo la sureña ciudad, haciendo conocer al Bel paese le delizie e le ebbrezze della dolce vita (las delicias y las embriagueces de la dulce vida).

Finalmente, y ahora ya hablando en términos técnico-vocales, Bocelli hace una de las entregas más logradas que hasta la fecha haya podido hacer, y que particularmente me devuelven a otras producciones suyas previas de igual calidad como lo son Viaggio italiano y Sentimento, en las que Bocelli ya se perfilaba como un virtuoso en la interpretación de la canzone popolare italiana. Los catorce temas que contiene este encanto de cd son correctamente cantados por Bocelli, cuya voz de muestra aquí cómoda y plena, alcanzado una natural expresión y extensión que, por ejemplo, en la canción E vui durmiti ancora llega a sorprendernos cuando Bocelli remata su interpretación del tema con un re natural sobreagudo (re5 en el piano).

Recomiendo este Incanto, que a mí en lo particular ha conseguido conmoverme una vez más; me ha hecho revivir las primeras emociones que probaba cuando descubrí a aquel cantante ciego que le opacaba la voz a Martha Sánchez en la interpretación de Vivo por ella, y del cual, desde ese momento, me hice aficionado (por no decir fanático), siguiendo su carrera y producción discográfica ininterrumpidamente desde entonces.
Cantantes como Bocelli, que difunden la música de su país por todo el mundo son dignos de admirar, no sólo por la buena intensión que tienen al hacerlo sino porque lo hacen dotados de un recurso artístico vocal di buona fattura e qualita', y que le dan una un valor agregado a tantas canciones que parecen olvidarse en los infinitos meandros del recuerdo-olvido de los pueblos, pero que cuando encuentran una voz idónea reviven, y con ellas reviven la historia que está ligada indefectiblemente al momento de su producción cultural. Canciones, como las que se contienen en Incanto, que nos acercan más a otros grupos humanos -en este caso il bel paese- y que sin lugar a dudas hacen que países como Italia, en la voz de Andrea Bocelli, nos parezcan todavía más bellos.

1 comentario:

Rolando dijo...

Correcciòn:

la canción en la que Bocelli consigue un re natural sobreagudo (re5 en el piano) es Because you come to me y no E viu dirmiti ancora.